Mientras se realizan marchas en contra de la paz, los sectores sociales se reúnen para tejer propuestas de vida. Las Cumbres de Paz son parte de la Cumbre Agraria, Étnica y Popular, impulsado por sectores sociales y populares del país. Éstas tienen como propósito trabajar estratégicamente en la agenda política y metodológica para la construcción de la paz en los territorios.

 

“Nos cansamos de la guerra y queremos vivir dignamente en la tierra, nuestra cumbre es por la  vida”, es lo que se manifiesta en las regiones por parte de los delegados participantes. Esta agenda buscar aportar a la construcción de paz con justicia social y la vida digna en los territorios. Por eso su premisa es, “Sembramos esperanza y cosechamos país”.

Uno de los aspectos fundamentales de la agenda de paz, incluye el fortalecimiento de economías propias, es decir que se aparte del modelo minero-energético del despojo que viene afectando la vida digna. Según el Investigador, Miller Dussán, una agenda de paz debe apostarle a la construcción de un nuevo modelo soberano y autónomo, gestionado por las comunidades y que responda a sus necesidades. Lo que implica una política por la defensa de los territorios y el agua.

Otro de los ejes de la propuesta de paz son los derechos políticos y las garantías. Según el consejero de Onic y vocero de la Cumbre, Luis Fernando Arias, el fenómeno del paramilitarismo es real, está afectando a las comunidades y se debe combatir por parte del Estado, “Ya que faltan garantías de seguridad para la movilización social”.

Serán trece las cumbres regionales, tres sectoriales y una cumbre nacional. Se han realizado hasta el momento cuatro cumbres regionales en Tolima, Antioquia, Arauca y Huila y en mayo se realizará la gran Cumbre Nacional.

Share on Myspace