Imprimir
Categoría: Derechos
Visto: 423

La tranquilidad que vivía el municipio luego de la firma de los acuerdos de paz con la Farc se ha visto interrumpida por hechos de violencia contra campesinos, líderes sociales y excombatientes de las Farc.

Este año la violencia se ha venido escalando en el municipio con asesinatos, amenazas y hasta cobro de vacunas. Mientras que la fuerza pública manifiesta la presencia disidencias de las Farc como los responsables. Los líderes manifiestan que hay otros grupos armados al margen de la ley que también son una amenaza.

Cuatro líderes sociales han sido asesinados en lo corrido del año 2020. Mireya Hernández Guevara fue asesinada el miércoles 8 de enero, era una destaca gestora social del municipio y reconocida por su trabajo comunitario.

Saul Rojas González, líder social asesinado el 25 de mayo. Era presidente de la Junta de Acción Comunal del Barrio San Juanito en el municipio de Algeciras. Humberto Guzmán Morales de 50 años, líder agrario fue asesinado el 11 de marzo. Guzmán fue integrante del partido Unión Patriótica. Además, era reconocido por su trabajo comunitario y agrícola en Algeciras.  John Fredy Álvarez fue asesinado el 11 de enero, era un destacado líder social y presidente de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Algeciras, ASTRACA.

A esto se suma el asesinato de varios campesinos, entre ellos Rulber Anacona Ordoñez, recolector de café asesinado en la vereda El Puente, zona rural de Algeciras. En mayo fue asesinado Carlos Monroy en la Vereda Libano de Occidente en el municipio de Algeciras. El campesino era presidente de una Asociación de Padres de Familia.

El defensor de derechos, Andrés Barona Olmos manifiesta que hay una responsabilidad del Estado frente a la sistematicidad de asesinato de líderes sociales y excombatientes, “La mafia (paramilitarismo) desplaza a quienes denuncian en territorio las violaciones de DDHH y el incumplimiento del Acuerdo, para luego golpear más duro La Paz”.

Persecución a excombatientes

En el municipio han asesinado a dos firmantes de paz. Desde el asesinato de Esder Pineda Peña excombatiente de la Farc, asesinado el 21 de febrero en Algeciras Huila. Han aumentado las amenazas de firmantes de paz.

En mayo fue asesinado Juan Carlos Montaño hijo del ex combatiente de las Farc, Javier Montaño. José Javier Montaño, relata para el Espectador que desde que se acogió al Acuerdo de Paz y dejó las armas, en 2017, ha sido víctima de un atentado y tuvo que enterrar a su hijo de 19 años, que fue asesinado. Ambos hechos se dieron en el municipio de Algeciras (Huila).

Por las constantes amenazas, varios excombatientes han tenido que dejar el municipio. Ha sido más de 11 excombatientes con su familias. Por esta situación, Ronald Rojas, integrante dela Comisión de Seguimiento de Impulso y Verificación de la Implementación del Acuerdo de Paz, manifestó que deben brindar medidas de protección y garantías a la vida.

El caso de dos líderes sociales

El dos de junio atentaron contra la vida de dos líderes sociales en el municipio en vereda Las Brisas, zona Rural de Algeciras.

Los líderes quedaron heridos. Yanira Andrea Saavedra Pinzón de 32 años, es la representante legal de la Asociación de Mujeres Cabeza de Hogar Gestoras de Paz y Desarrollo – Asomupaz.

Jeins Naín Sánchez Carvajal de 42 años, es presidente de la Cooperativa de Apicultores de Algeciras, Cooapial.